Por: Cristobal Jeldrez Contreras

Estos días han estado cargados de trabajo, ademas de los típicos problemas que cuando sale uno salen todos, se te daña el automóvil, te enfermas y debes ir al hospital, se enferma tu hija pequeña y debes ir al hospital, el sueldo no alcanza como uno quisiera, y tienes conflictos ministeriales, eso en mi hace que mi organismo colapse, y mi mente anhele el narcótico que vuelve todo a la calma y ese narcótico para mi es la pornografía.

Se encendieron las alarmas en mi, empece a notar que mi muro de contención se estaba debilitando, que de a poco volvían esas ganas incontenibles de masturbarme y liberar mi dosis de dopamina en el cerebro, me llamo profundamente la atención, empece a hacer un recuento de lo que había hecho días atas e hice una lista como esta:

1.- No he visto nada que me estimule de esta forma
2.- Ayer tuve relaciones, debería estar calmado y no sentir estas ganas
3.- No he tenido ninguna clase de sueño que me estimule el pensamiento
4.- No he comido mariscos

Puede sonar chistoso, pero hice un escaner, tal cual un escaner que se le hace a un automóvil, y no encontré ninguna falla por la cual estaba sufriendo esta crisis.

He pasado los días, utilizando las técnicas aprendidas, he cantado muchos himnos, he jugado muchos vídeo juegos, he tratado de comer cosas ricas aunque son limitadas ya que soy celiaco, he tratado todo para mantener mi pensamiento alejado de la pornografía.

Lo raro es que ha sido muy recurrente, a sido a diario, por lo general las crisis me dan a momentos, y muy distanciadas, pero últimamente han sido luchas de todos los días, lamentablemente quienes han pagados los platos rotos son los integrantes de mi familia, por que me pongo de muy mal humor, no hablo, el estrés me hace muy mal.

Sin darme cuenta, quedo envuelto en este mundo de problemas y no puedo desligarme ni desprenderme de ellos, ya que cada mañana fría, muy fría me doy cuenta que el automóvil no funciona, que deberé pasar frió, y eso empeora mis emociones.

Pero el día de ayer, me dio una crisis de colon, ademas se junto con algo que estaba evitando precisamente para no sumarle mas estrés a toda la locura de vida, y hoy por arte de magia bueno no magia, el Señor me ilumino en mi pensamiento matutino, y dije, he estado llevando todo este estrés y aún no he sido capaz de orar al Señor para descansar en su soberanía y misericordia, que tonto he sido, he cargado por semanas todo este peso, cuando Jesus me dijo que el lo cargaría por mi Mateo 11:28-30 , me dijo que su yugo era facil y ligera su carga. En donde he tenido mi cabeza para olvidar esta gran verdad.

Es muy fácil enseñar por medio de las escrituras la soberanía de Dios en todas las esferas, es fácil decirle a alguien mas, “descansa en Él, Dios es soberano, Jesús esta proveyendo cada cosa a tu vida para que descanses en Él” Pero que difícil es recordarlo en el momento que nosotros estamos ajetreados y cansados, con ganas de salir corriendo de la vida.

¿Y HOY COMO MANEJO EL ESTRÉS?

Haré una lista que me ayudara a mi y a ti en el proceso de manejar el estres:

1.- Acudir a Cristo antes que a cualquier otras cosa
2.- Detenerme a pensar la situación o situaciones que estoy viviendo a meritan tanto estrés
3.- Identificar las situaciones
4.- Resolver las situaciones
5.- Las que no tengas solución, entregarlas a Cristo en oración
6.- Leer acerca del manejo de el estrés y aplicarlo en tu vida, habrán buenos y malos consejos, tu toma los que se alineen con tus creencias y con la biblia.
7.- Entender que soberanamente el Señor las permite en tu vida para que tu te rindas a sus pies.

Esas fueron algunas de las resoluciones que yo tome y que tratare de seguir en mi vida, con tal y no volver a las garras de la adicción sexual.

Si necesitas ayuda no dudes en contactarnos a través de esta pagina o por facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *