Por: Cristobal Jeldrez

El hombre es como un iceberg, lo que se ve, son sus acciones y lo que no se ve, su cosmovisión

Para el ser humano a veces es complicado comprender el por que de nuestras acciones, incluso no nos damos cuentas, pero todo lo que hacemos y decimos es el resultado de nuestra cosmovisión, somos el resultado de nuestros aprendizajes y vivencias.

Explicando el trauma

Para explicarlo de manera sencilla, todo lo que viviste y todo lo que aprendiste, determinarán tus acciones futuras, por ejemplo: yo le tengo cierto temor a los indigentes, que hace unos años atrás no sabía explicarlo, pensaba que todos me harían daño, a medida que fui madurando me fui preguntando ¿por que ? Bueno entre recuerdos y preguntas a mis padres, a mis 8 años cerca de donde vivía, había un indigente con problemas mentales que una vez me golpeo, eso me marcó y me hizo tener una predisposición hacia las personas en situación de calle. Pero al pensar la situación, al crecer, medite sobre la situación y deje de tener miedo, por que entendí que fue una situación fortuita y que no ha vuelto a pasar.

Hace un tiempo atrás leía a un autor, donde él explicaba algo similar, pero lo hacía en el ámbito de la pornografía, y el hacia la siguiente analogía, decía el hombre es como un iceberg, sus acciones son la punta del iceberg y que el resto del iceberg es su cosmovisión

Ahora te pregunto, te has detenido a pensar:

¿Por que consumes pornografía?

Yo en mi proceso de limpieza, me tocó meditar mucho en mi vida, generalmente no hago este tipo de cosas, pero el Señor me permitió pasar por situaciones en que me tocó retroceder el tiempo hasta mi niñez.

Esto fue lo que me toco vivir

La situación del país y la voluntad de Dios sobre la vida de mi familia nos llevó más menos en el año 88-89 a emigrar, mi padre tomó la decisión de cambiar el rumbo, se fue a Venezuela, partió solo en primera instancia para que el resto de la familia lo alcanzara en agosto del 89 y que tiene que ver esto con la pornografía me pregunte yo en algún momento, bueno a continuación explicare como un hecho como este, me llevó por caminos insospechado.

Cambios bruscos, buscando consuelo en el lugar equivocado

Jamás pensé que la vida de un niño fuera tan frágil, jamás pensé que la mudanza de país me marcara a tal punto que desequilibraría mi vida para siempre. En general tuve una adolescencia muy complicada, con la pornografia a los 11 años vino también el alcohol, y una profunda rebeldía, odio a mis padres y a mi mismo, así crecí, dolido con el mundo, y como me decía mi madre un rebelde sin causa, y crecí creyendo que fui un rebelde sin causa, hasta que conocí al Señor, ese día me sentí amado, adoptado, sentí llegar a una familia.

El Señor me llevo muy rápidamente por caminos inesperados, un joven de 17 años con graves crisis de identidad, profunda rebeldía, había llegado a casa, lo primero y más evidente fue el cambio de mi vocabulario, el Señor empezó a trabajar conmigo, después puso en mi corazón el dejar el alcohol, siguió la transformación y empecé a ser responsable, respetuoso, llamando la atención de mi entorno. Fueron años hermosos, como muchos dicen el primer amor, desde ese mismo instante empezó la lucha, entendí que la pureza sexual que Dios exigía era absoluta, por mi poco conocimiento teológico y mi poco conocimiento de las escrituras, empeze a luchar en contra de mi impulso sexual, desde ese año empezó mi lucha secreta con la pornografia y masturbacion. Fue en total una lucha de 20 años entre la culpa, el dolor y la decepción de mi persona, el único error creo que cometí , fue luchar secretamente.

¿Rebelde sin causa?

Retomando el concepto de rebelde sin causa, mi madre sin querer queriendo me marcó, pensé que mi rebeldía era sin causa, que solamente era un rasgo de mi personalidad, y así pasaron los años, me convertí en adulto, vino el matrimonio, los hijos, hasta que llegó el día de la vergüenza y el dolor. Confesé y empezó mi proceso.

El proceso no es fácil, primero por el entorno, por que la confesión causa muchos problemas en tus cercanos y en la iglesia donde te congregas. Tu esposa, si eres casado, ya no te mirara con los mismos ojos, en ella habrá un profundo sentimiento de desconfianza. Y en tu iglesia local vendrá una serie de disciplina que tocara llevar contigo.

Tomando en serio la rehabilitación

Yo hice un curso en un ministerio que ayuda a la rehabilitación del adicto, es un curso de 60 días, tienes dos opciones, lo haces de verdad y lo aprovechas, o haces las lecciones por hacerlas y terminar el curso.

En mi caso, no tenía otra opción, hacerlo y aprovecharlo, mi matrimonio estaba deshecho, en mi iglesia ya me habían puesto en disciplina, había jugado todas mis cartas y no había vuelta atrás, ya todos sabían mi secreto.

Cada una de las lecciones fueron entre lágrimas y sollozos, con tiempo en oración, y saben que fue sorprendente para mí, en cómo el Señor me guío a través de todo esto a entender la razón de por que consumía pornografía.

Entendiendo la rebeldía

Entendí que no era un rebelde sin causa, entendí que detrás de toda mi rebeldía había un trasfondo, y que la punta del iceberg tenía un gran fondo, tal cual como la foto de este articulo.

Recordé en este proceso que el viaje a venezuela había dejado profundas heridas en mi juvenil corazón, heridas que no supere ni en mi niñez ni en mi adolescencia, a mis 8 años deje amigos, deje familia, y deje mi nucleo de seguridad que me había acogido por los primeros años de vida.

Llegue a un país distinto, sin amigos, sin familia, con profundas carencias, no es fácil, recuerdo que no teníamos ninguna comodidad cuando llegamos, solo teníamos un departamento, pero sin muebles, y quizás no fue lo más trágico, lo peor vino de la mano de otros niños, la burla por ser pobre, la burla por ser diferente, la burla por mi apariencia, y la despersonificación completa del ser, deje de ser cristóbal para pasarme a llamar chile, me dieron el nombre del país de donde venía. Y ojala solo hubiese quedado ahí, me dieron muchos sobrenombres, como estos: niño rata, splinter, y otros más que mejor no menciono, pero mi apariencia no era la más bonita, por los sobrenombre podrán imaginarlo, y a eso súmele la falta de recursos económicos por la situación de inmigrantes, use los mismos short por 2 o 3 años, mi ropa me quedaba apretada, zapatos rotos, etc.

Viviendo con profundas heridas

Eso provocó profundas inseguridades, eso devastó la concepción de mi persona, crecí inseguro, temeroso, odiando a las personas que me habían dado esa calidad de vida, deseando día a día morir, recuerdo en ocasiones diciéndome a mi persona, ojala sea un sueño y despierte en mi casa, en chile. En otras ocasiones lo único que le pedía a Dios era que me quitara la vida, no quería seguir viviendo. Y saben cuál fue el lugar que me hizo sentir bien, en donde no importaba mi apariencia, en donde no importaba que fuese feo, donde no verían mi ropa vieja, ni mis pantalones apretados, era enfrente del televisor viendo pornografía y masturbándome.

El dulce refugio con final amargo

La pornografia fue el refugio de años de dolor, de mis traumas, de las risas de los demás niños, la pornografia me daba todo lo que necesitaba y me hacía sentir el rey, no exigía, no se burlaba de mí, y me daba placer ilimitado.

Entendiendo la raíz de los problemas

Después que pude comprender la raíz amarga de mi dolor, pude orar al Señor para que el sanara mis traumas, pedí que el sanará cada herida profunda de mi corazón, que el diera a mi persona la verdadera identidad, no la que me dieron en la adolescencia, sino la que verdaderamente tengo, soy hijo de Dios, hecho a imagen y semejanza.

Entendiendo mi nueva naturaleza

Eso fue unos de los pasos que a mi me dieron la victoria sobre la pornografía, entender quien soy en el Señor, entender que el Señor nos permite transitar por todas nuestras vivencias para hacernos quienes somos hoy en día, ¿que me ayudó a entender esto? Una buena teología ayuda a entender, gracias a Dios he podido pasar por una formación teológica académica, he podido estudiar muchas cosas más aparte de mi biblia, he podido estudiar varias ramas del quehacer humano, lo que me ha ayudado a entender lo que Dios tiene para mi vida.

Mi hermano si estas pasando por la adicción, contactame, es posible salir, escríbeme por la pagina , o si quieres contactame por facebook, estoy dispuesto a ayudarte a salir de tu pecado, tambien puedes hacer el mismo curso que hice del ministerio libres en Cristo, si estas dispuesto saldrás de tu adicción.

Que el Señor prospere tu lucha !!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *