Porque fosa profunda es la prostituta; pozo angosto es la mujer extraña. Proverbios 23:27

Por: Juan Pablo E.

Mi adicción a la pornografía y masturbación se inició alrededor de los 10 años de edad con más de 40 años entre el ir y venir estaba cada vez más encadenado, estaba absolutamente encadenado. Mi personalidad era la de un niño, incapaz de tomar decisiones, incapaz de hilvanar una frase, incapaz de recordar información cotidiana, …”te acuerdas de esa persona? el…el…el…¿cómo se llamaba?”, o “ayer fui a visitar a un amigo acá a la vuelta en la calle, en esta calle de acá que está a continuación de esta otra calle que se llama… acá a la vuelta”, no sé si me entiendes. Cadenas que traté de romper con mucha Biblia y libros de teología, pero sin éxito.

Hoy mirando hacia atrás puedo entender porque mis libros, mi teología, sermones sobre adicción sexual, no podían derrotar mi lujuria interior, lo primero que aprendí fue que bíblicamente uno se encuentra en una “fosa profunda y angosta” (Proverbios 23:27), era prisionero en una “cisterna sin agua” (Zacarias 9:11), …un pozo angosto, profundo, sin agua!! ese era el lugar en que me encontraba, un lugar cada vez más angosto donde mi personalidad ya estaba acabada, un punto donde se hace imposible salir por mí mismo, esto es como describe la Biblia la adicción sexual!!, y Dios sabe que hemos caído hondo producto de nuestra rebelión. Este es el primer principio, y por conclusión la manera bíblica de salir del pecado es “gritar” sí “gritar pidiendo ayuda a otros”, solo otras manos pueden ayudarte y sacarte del pozo, “tú no puedes salir solo del pozo” y este primer paso fue un golpe a mi orgullo, es humillante en extremo, pero no hay manera de salir verdaderamente.

Obviamente el agua del pozo que satisface está cada vez más profunda, la misma agua provoca más sed, o la satisfacción de los deseos actuales abre una puerta a cientos de deseos nuevos por satisfacer, que nos hunden más y más en este pozo angosto y profundo, pero sin el agua verdadera.

La promesa de Cristo dada por Zacarias 9:11”por la sangre de tu pacto (Jesucristo) libertare a los prisioneros de la cisterna sin agua”, se cumple en la historia de la mujer samaritana, adicta sexual, con 5 matrimonios a cuesta, y una pareja actual, el Señor en el “pozo de la adicción”, le dice a ella y a nosotros “yo soy el agua viva”, y sin duda “vivir para Su gloria” cada día es el punto de partida para un nuevo comienzo, pero no basta, uno requiere de personas que te ayuden, !tienes que salir de un pozo donde estas atrapado!, lamentablemente hemos ido muy lejos de la viña del Señor, la adicción sexual ha dañado circuitos neuronales, fijado creencias en nuestro corazón que deben ser trabajadas una a una y esto solo pueden ser cambiados a través de un proceso de desintoxicación que dure a lo menos 30 días, como el curso en línea que ofrece para toda Latinoamérica el ministerio cristiano “Libres en Cristo”, los cuales extendieron sus manos los cuales con la Palabra y el amor y misericordia de Jesucristo pude ser libre de mi adicción.

Si necesitas ayuda contáctanos, escríbenos, pide ayuda, esto es de vida o muerto, no lo tomes a la ligera. Recuerda que tienes que dar el primer paso para empezar a caminar en libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *