Por Caleb Suko

Si piensas que la pornografía es pecado y has escuchado a otros en la iglesia decir que es un pecado, entonces no eres tan diferente de la mayoría de los miembros de la iglesia. La verdad es que no es difícil decir a otra persona que la pornografía es pecado. Ni siquiera es difícil leer la Biblia y descubrir por ti mismo que la pornografía es pecado.

De hecho, yo apostaría que el 99% de los cristianos que luchan con la pornografía saben que es un pecado. Si ellos no sabrían que es un pecado, entonces no estarían luchando contra eso. Entonces, aquí es donde veo el problema, y por eso digo:

“Por favor, deja de decir que la pornografía es pecado.”

El problema es mucho más profundo que solamente saber lo correcto y lo incorrecto. Si todo lo que hacemos como iglesia es simplemente decirle a la gente que esto es un pecado, entonces no estamos ayudando mucho a aquellos que realmente están luchando a pesar de saber que lo que hacen no es correcto ante Dios. A veces hacemos su carga de culpabilidad aún más pesada cuando no les damos ningún medio claro para salir del peso aplastante de un pecado tan adictivo y vergonzoso como la pornografía.

Durante los últimos años, algunos jóvenes que luchan contra la pornografía me han contactado para pedir ayuda porque sus iglesias no tenía muchas respuestas para ellos más allá de “Es un pecado, así que debes dejar de hacerlo.” No pretendo tener todas las respuestas; el pecado siempre complica las cosas y cada situación es diferente. Sin embargo, al acercarme a estos jóvenes, hice todo lo posible por compartir con ellos consejos teológicos y prácticos. Quiero compartir con ustedes algunos de estos pensamientos sobre la adicción a la pornografía que espero encuentren prácticos.

Así que, si están luchando con la pornografía, esto es lo que quiero que sepan.

No puedo solucionar tu problema

En última instancia, lo que yo digo o lo que cualquier otro dice o hace no solucionara tu problema. Muchos se pasan la vida buscando un método secreto o solución mágica que eliminará inmediatamente toda tentación. No existe; pecado es pecado y seguirá siendo una lucha mientras estamos aquí en la tierra. Sin embargo, no pierdan la esperanza — el pecado es un problema con el cual solamente Jesús puede tener un éxito real. De hecho, Jesús ya conquistó el pecado con su muerte en la cruz y la resurrección. Sobre todo debes asegurarte de estar confiando en la muerte y resurrección de Jesús para el perdón de tus pecados. Este hecho debería animarte, te ayudará a comprender que todo tu pecado está perdonado por Jesús, te ayudará a no vivir bajo una carga de vergüenza y culpa, y te motivará a perseguir pureza y santidad por el amor de Jesús.

Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y, si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. Pero, si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida a causa de la justicia.

Romanos 8:9–10

Confía en la capacidad de Jesús

Si estás leyendo esto, estoy seguro de que probablemente ya sabes que la pornografía es pecado. Es importante que comprendas el poder del perdón de Jesús. Jesús quiere que seas libre de este pecado y Él puede perdonarlo, pero solo si confías en Él. El pecado nos desanima, nos hace sentir sucios e indignos del amor de Dios. Ciertamente, este es un resultado natural de nuestro pecado, sin embargo Dios no quiere que nos quedemos en esta condición, Él quiere que miremos más allá de nuestro pecado a Él y a lo que Jesús ha hecho por nosotros.

Entonces, cuando comiences a pensar en superar este pecado, comienza con estos versículos en mente.

Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.

Hebreos 4:14–16

Puedes tener confianza en Jesús; Él es tu sumo sacerdote; Él vivió como viviste; Él experimentó la tentación, el dolor y sufrimiento. Él conoce tu lucha y, a través de tu fe en Él, puedes entrar con confianza en la sala del trono de Dios. ¡Que privilegio inmerecido que Dios nos da a todos los que creemos en Jesús! Incluso si caes en el pecado, eso no cambia la verdad de estos versículos.

Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Filipenses 1:6, 4:13

Cuando caes en el pecado, tiendes a perder confianza en tu capacidad para vencer la tentación y vivir una vida cristiana. Sin embargo, debes recordar que nuestra confianza no está en nosotros mismos — sino en Jesús. Jesús ha prometido hacer la buena obra en todos los que creen; si creemos, ¡entonces Él está haciendo la buena obra! En vez de recurrir a nuestras propias fuerzas, debemos recurrir a Él y confiar en su fuerza para ayudarnos a superarlo.

Sean fuertes y valientes. No teman ni se asusten ante esas naciones, pues el Señor su Dios siempre los acompañará; nunca los dejará ni los abandonará.

Deuteronomio 31:6

Es una guerra

Creo que es útil pensar en las adicciones y el pecado como una guerra. Puedes perder algunas batallas, pero si estas del lado de Dios, entonces no perderás la guerra. A medida que aprendes a confiar más en Jesús y al acercarte a Él en la fe, verás más y más batallas ganadas. Así que sé fuerte y valiente; no tiembles ante la tentación — Dios está a tu lado, ¡y Él ya ha ganado la guerra!

Ahora, sobre el plan de batalla; si tú entras a la batalla sin un plan, es casi seguro que perderás. Mucha gente cae en la tentación una y otra vez simplemente porque no tienen un plan; ellos esperan no volver a caer, pero no toman los pasos necesarios, no aprenden de sus errores, y no tienen un plan claro y efectivo para la batalla. Sin este plan, tus probabilidades de caer de nuevo son mucho mayores.

Dos aspectos

En la batalla por la pureza sexual, hay dos aspectos principales: el físico y el espiritual. Jesús incluso advirtió a sus discípulos sobre esto.

Estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil.

Mateo 26:41

Si bien cada tentación es espiritual, algunas tentaciones son espirituales y físicas. Por ejemplo, si miras el contexto de Mateo 26, ves que la tentación de no orar tenía un aspecto físico muy fuerte. Los discípulos caerían en la tentación porque sus cuerpos deseaban mucho poder dormir.

Otros pecados pueden no tener un aspecto físico, como los pecados del orgullo, la mentira o la codicia. Sin embargo, el pecado de la pornografía tiene un poderoso aspecto físico que debemos reconocer.

Aprende a estar alerta

La exhortación de Jesús a los discípulos fue que debían estar “alerta y or[ar].” La palabra “alerta” literalmente significa estar despierto y refiere a la idea de estar vigilante o cauteloso. Hay algunos otros versículos clave donde esta palabra se usa en el Nuevo Testamento.

Manténganse alerta; permanezcan firmes en la fe; sean valientes y fuertes.

1 Corintios 16:13

Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar.

1 Pedro 5:8

Estos versículos nos hacen recordar que la vida cristiana es una guerra activa. Ellos nos dicen que no podemos simplemente relajarnos y pensar que todo estará bien. Dios nos dice que debemos estar despiertos, vigilantes y cuidadosos en la forma en que vivimos.

¿Cómo puedes estar alerta cuando se trata del pecado de la pornografía?

  1. Se consciente de las situaciones en las que eres más tentado.
  • ¿Hay una cierta hora del día?
  • ¿Hay algun lugar que te tiente?
  • ¿Hay alguna persona que te tiente particularmente?
  • ¿Cuáles son algunos de los factores comunes cuando caes en la tentación?

2. Nunca pienses que eres inmune a la tentación.

  • Algunos que han tenido la victoria sobre la tentación comienzan a pensar que ahora son tan fuertes y que nunca más podrán volver a ser tentados. Esto es falso y peligroso. Siempre debemos estar vigilantes. Satanás es astuto y el pecado es engañoso, por lo tanto, nunca debemos volvernos negligentes en nuestra vigilancia contra ello.

3. Presta mucha atención a cómo te sientes.

  • Aprende a reconocer cómo se siente la tentación.
  • No ignores la tentación cuando te sobreviene, sino aprende a responder rápidamente de una manera bíblica.
  • Esto puede significar que deberías salir de la habitación en la que te encuentras.
  • Esto puede significar que deberías apagar tu computador o deshacerte de el completamente.
  • Esto puede significar que deberías llamar a un amigo al cual le rindas cuentas.

Deshazte del pastel

Analice cuidadosamente las situaciones y momentos en los que tú te has sentido más tentado. Evite ambientes y situaciones en donde sabes que la tentación es fuerte y estarías débil. Por ejemplo, imagina que una persona con sobrepeso intenta desesperadamente bajar de peso, pero su comida favorita es el pastel de chocolate. Para él, el pastel de chocolate es una debilidad. Por lo tanto, para él no será prudente comprar un pastel de chocolate. Sería aún más imprudente si el se sienta en una mesa y empieza a mirar fijamente a un gran pastel de chocolate. Si él hace esto, es casi seguro que romperá su dieta.

Lo mejor que uno puede hacer es alejarse lo más posible del pastel de chocolate. ¡Eso implica ni siquiera tener un pastel de chocolate en la casa! Más bien debería llenar su cocina con verduras y otras comidas saludables. De esa manera, si se siente tentado a comer un pastel de chocolate, no va a tener una oportunidad fácil para que ese deseo se cumpla.

Lo mismo es verdad para la pornografía. Si esto es un punto débil para ti, aprende a evitar esas situaciones donde estarás más tentado. También aprende a llenar tu mente con cosas sanas que ocupen tus pensamientos en lugar de tentación sexual.

Algunos consejos prácticos

Tendrás que estar atento a ti mismo, ya que cada persona es tentada en situaciones distintas y por cosas diferentes. Sin embargo, en esta lista hay varias sugerencias que pueden serte útiles.

  1. Haz un listado de las horas del día o momentos de la semana cuando eres más débil y más frecuentemente tentado.
  2. Al lado de cada cosa que escribiste en la lista, escribe uno o dos cambios para que no sea tan fácil caer en la tentación en ese momento en particular.
  3. Usa filtro en tus aparatos tecnológicos para que sea más difícil ver pornografía.
  4. Saca todos los aparatos tecnológicos con conexión a internet de tu habitación.
  5. Hazte un plan de cómo usarás tu tiempo para esos momentos cuando eres más tentado.
  6. Escribe una lista de buenos libros para leer, o proyectos para trabajar que no impliquen el uso de internet, para ocuparte durante los momentos cuando generalmente eres más tentado.
  7. Establece una rutina de acostarte y levantarte a una buena hora.
  8. Crea una lista de tareas que deberías hacer en tus días libres para evitar el ocio y simplemente estar sentado frente al computador sin nada que hacer.
  9. Planifica pasar tu tiempo con amigos y familia en tus días libres.
  10. Mantén tu cuerpo sano con actividad física regular y buen descanso.
  11. Evita ver películas o series (incluso las que no son pornográficas) que puedan excitarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *