Es la aplicación de moda en todo el mundo. Más de 800 millones de usuarios. En España, TikTok ya es la cuarta más descargada. Al menos tres millones de ciudadanos la tienen en sus móviles para crear y compartir vídeos divertidos y cortos con los que pueden obtener seguidores.

TikTok es propiedad de una compañía china que prohíbe abiertamente comportamientos de acoso o abuso hacia los menores, tampoco tolera los vídeos de menores desnudos, pero la Policía española ya ha detectado que pederastas y pedófilos han comenzado a buscar allí nuevas víctimas. La inspectora Cecilia Carrión, del Grupo 3 de Protección al Menor de la Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional, lo explica así: “El problema no son los vídeos que cuelgan allí los chavales bailando, pasándoselo bien. Ellos no le dan importancia, no le ven un sentido sexual. El problema está en los ojos de algunos que lo están viendo. Esos vídeos de TikTok son un foco para que este tipo de gente busquen, interactúen con menores”.

Videos inocentes

El oficial David Reguero añade que “estamos viendo que algunos pedófilos y los pederastas saben que ahí tienen una forma sencilla y rápida de contactar con niños. Hemos visto casos en los que algunos se hacen pasar por menores, contactan con ellos, les dicen que les gustan los vídeos en los que salen cantando o bailando, les piden más… A veces esos vídeos inocentes de niñas bailando en bikini ya han aparecido en zonas oscuras de internet”.

Con un problema añadido, explican estos dos expertos de la Policía Nacional, a diferencia de twitter, facebook e instagram, que informan cada semana de todos los incidentes de este tipo al Centro Nacional para Niñas Desaparecidos y Explotados de Estados Unidos (y este lo envía luego, dependiendo de su origen, a policías de todo el mundo), TikTok, que depende de China, no suministra ese tipo de información sobre posibles actividades pedófilas.

Manual de uso para reducir riesgos

Los policías Carrión y Reguero aportan algunas normas básicas para que los menores de edad puedan manejarse en cualquier aplicación, desde whatsapp a la creciente Tik Tok . “Los niños no deben hablar por redes sociales con alguien a quien no conozcan físicamente“, subraya el oficial Reguero. Y la inspectora Carrión añade: “jamás hay que mandar fotos o vídeos a desconocidos. Los niños entregan su confianza muy rápido. Tienden a compartirlo todo por redes sociales. No tiene ningún sentido que un adulto desconocido entre en contacto por redes sociales con un menor. Eso tiene que hacer saltar una alarma en la cabeza del chaval“.

Ambos policías defienden que los padres deben explicar a los críos que hay adultos que se hacen pasar por niños o niñas para engañarlos y conseguir fotos o vídeos suyos en actitudes comprometidas que luego pueden servir para chantajearlos. “Los chavales quieren ser populares, tener seguidores, les hace ilusión que se sume gente. Eso tiene un peligro, hay que tener cuidado. Los padres deben estar pendientes, tienes un nuevo seguidor, no sabemos quién es. Hay que, nunca mejor dicho, tenerle un poquito en cuarentena, aunque nos dé pereza. Vamos a ver cómo escribe sus mensajes, si juega con dobles sentidos, con indirectas…”.

Tomado de : https://www.elperiodico.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *