Por Cristobal Jeldrez C.

A veces me pregunto por que la necesidad de una iglesia, por que debemos congregarnos y aun mas allá, por que somos hermanos, esa pregunta recorrió mi cabeza por años, pero solo ahora me pude dar cuenta el por que.

Como todos saben mi proceso de limpieza y desintoxicación de la pornografía empezó hace 2 años atrás aproximadamente, fue un éxito rotundo por la gracia y misericordia de Dios, pero a pesar de haber salido de mi adicción la lucha sigue y continua, al parecer es verdad que alguien que es adicto a algo permanecerá adicto, a menos que Dios obre un milagro sobrenatural y te quite la adicción.

Yo en lo personal día a día lucho con mi pecado en la índole sexual, ademas con la mentira y con el orgullo, pero en donde mas lucho es con el tema sexual, no es fácil en una sociedad sexualizada, en donde mostrar los senos a través de un escote es normal, siendo que la única persona que debería verlos es a quien ella escogió como esposo, es normal ver en la publicidad nalgas, es normal ver mujeres en lencería en revistas, cuando ver a una mujer en ese estado debería estar reservado a la intimidad del matrimonio. No es fácil lidiar con esta adicción en la sociedad de hoy en día y aun mas no es fácil lidiar con esta adicción solos.

Recién a mis 38 años y después de caminar 21 años con el Señor he logrado responder mi pregunta, hoy si entiendo y veo del por que el Señor dejo a su iglesia, entiendo y comprendo por que nos llamamos hermanos, y del por que debemos tener comunión unos con otros, hoy entiendo romanos 12:15 hoy me hace sentido hebreos 13:3 hoy entiendo a cabalidad santiago 5:16 Necesitamos del cuerpo de Cristo para luchar y vencer al pecado, necesitamos al cuerpo de Cristo para consolarnos cuando hemos caído, necesitamos al cuerpo de Cristo para recordarnos mutuamente que no debemos dejar de luchar, que aunque hemos caído en la batalla debemos seguir honrando a Cristo y debemos seguir ayudando a otros a abandonar su pecado sea cual sea.

Creo profundamente que la iglesia en general no ha entendido esta gran verdad, y creo que no lo han entendido por que han dejado de luchar contra el pecado, la iglesia esta con los brazos abajo, están cabizbajos, disfrutando de los deleites pasajeros de esta vida, como los son los hijos, la familia, la estabilidad emocional y económica. Te pregunto a ti que me lees, ¿luchas con algún pecado? ¿luchas con varios pecados ? ¿luchas con la pornografía? ¿luchas con la infidelidad? y no solo la infidelidad consumada, sino la infidelidad del corazón, esa también es abominable a la santidad de Dios, ¿que has hecho para abandonar tu pecado? ¿lo has hecho solo? ¿has recurrido a los hermanos en la fe? ¿has recurrido a sus oraciones, a su consuelo, a su amor, a su misericordia?

Yo intente neciamente luchar solo, y la verdad no se puede, intente de todas las maneras posibles, pero el diseño de Dios es perfecto, el dejo a su iglesia, incluso el procuro dejar hijos que están en las mismas condiciones que tu, incluso que luchan con los mismos pecados que tu luchas, no es maravilloso contar con un amigo de lucha que lo entienda perfectamente, que cuando le dice que el debe bloquear su computador, entienda perfectamente las razones del por que lo hace sin darle muchas explicaciones.

Dios es tan sabio que nos dejo principios en su palabra de como debemos proceder ante el pecado, de como debemos proceder en los que no quieran abandonar su pecado e incluso nos dejo las forma en que debemos hacerlo, el Señor es fiel, el dejo su iglesia para que cuidara de tu corazón y a su vez para que tu cuidaras del corazón de otro, para que tu tuvieras alguien para confesar tu pecado y oraran por ti, y a su vez para que tu sirvieras de oídos escuchar la confesión de otro y tu oraras por el. El Señor no dejo cabo suelto, el incluso predestino toda buena obra para que tu la realizaras, no es fácil confesar la adicción a la pornografía, yo lo sé a mi también me avergonzaba, pero por su gracia pude hacerlo. No es fácil, las consecuencias no son las mejores, quizás te vean como el bicho raro, quizás te dejen de hablar, quizás seas apartado de tu ministerio, quizás te cataloguen como el pedofilo o el aberrado sexual, pero cargar con todo ello vale la pena por amor a Jesús el Cristo, vale la pena para honrar y glorificar a aquel que te llamo desde la eternidad, aquel que te escogió desde antes de la fundación del mundo, vale la pena por tu sanidad y por que Cristo sea exaltado.

Si necesitas ayuda, en mi tienes un hermano, alguien en quien confiar, que te entiende y te puede guiar en la confesión de tu pecado al pastor de tu iglesia.

Es totalmente necesario confesar tu pecado para gozar de la libertad, mientras lo mantengas secreto, nunca podrás salir del pecado, nunca podrás abandonarlo, incluso habrás perdido la lucha antes de comenzarla.

0 comentarios sobre “LUCHANDO SOLO CON LA VERGÜENZA DE CONFESAR MI PECADO SEXUAL”

  1. Me resonó parte de lo expuesto en este artículo (específicamente las prioridades actuales de nosotros cristianos), al leer en un libro:
    “Uno de los grandes predicadores de la Edad Media fue Savonarola, un dominico de la ciudad de Florencia. Fustigaba los pecados del pueblo y aún de los representantes de la Iglesia que gastaban su tiempo y sus riquezas en halcones y sabuesos, en ricos tapices y elegantes mansiones, descuidando su grey.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *