Por Cristobal Jeldrez

No es fácil definir que es el matrimonio en pocas palabras, aun mas difícil es describir algo que el Creador de todo el universo nos dio para el deleite mutuo, pero aún mas difícil es entender para que se creo, cual es el objetivo de la unión, algunos pueden decir que para tener hijos, pero el tiempo nos ha mostrado que se pueden tener hijos sin estar casados, otros dirán que es para que un hombre y una mujer se unan, pero pueden estar unidos sin haber pasado por el matrimonio, por lo tanto en estas pocas lineas y desde mi inexperiencia voy a tratar de explicar que es, pero partiré con lo que no es:

-No es un idolo

-No es el lugar de realizacion personal

-No es el genio de la lampara

No es el lugar donde uno encontrara satisfacción ni la realización de sus deseos precisamente, no es el lugar donde podre tener todo el sexo que yo quiera, no es el lugar donde podre conversar todo lo que yo quiera. ¿por que ? Por que el fin del matrimonio no es la exaltación personal, ni de la pareja. El fin principal del matrimonio así como el de la vida es exaltar a Cristo, su amor por nosotros, su eterna bondad y misericordia.

Siempre he pensado que si hago cierta cosas y dejo de hacer ciertas otras, todo andará bien, incluso he tratado de hacer un esfuerzo sobre humano para que mi matrimonio sera aparentemente bueno, pero definitivamente creo que he puesto demasiada confianza en mi paciencia, en mis virtudes y en mis capacidades. Pero el matrimonio no depende de ello , ni lo mas remotamente y uno ingenuamente así lo cree.

El matrimonio depende del Señor y el lo sabe, y te deja caminar y caminar, espera a que tu necio corazón tire la toalla, se le acabe la paciencia, para mostrarte que el matrimonio es mas de lo que imaginamos.

Entonces ¿que sera el matrimonio?

-Pues es la representación de la relación trinitaria de Dios.

-El padre ama y el hijo se somete

-Es la unión donde dos seres pasan a ser uno

-Es el evangelio encarnado, una muestra incondicional del amor de Dios. Pues tenemos que amar como Cristo amo a su iglesia tanto esposos como esposas.

-Debemos someternos como Cristo se sometió al padre, aun en los momentos mas duros, y hacerlo ambos.

Lo que Pablo nos ordena es para ambos, pero el mandato es especifico por la dureza del corazón natural arraigada al genero. Pero ambos debemos someternos y ambos debemos amarnos hasta la muerte, como lo hizo Cristo con su iglesia.

¿Has agradecido a Dios por el poco sexo o nulo sexo que hay en tu matrimonio ?

¿Has agradecido a Dios por lo poca o nula comunicación que hay en tu matrimonio ?

¿Acaso se equivoco Dios proveyendo ese esposo o esa esposa para tu vida ?

¿Acaso Dios no sabia que el sexo sería tal cual como es ?

¿Acaso Dios no sabia que el no hablaría lo suficiente contigo en el matrimonio ?

¿Seremos como Adán y Eva y culparemos a Dios por el cónyuge que nos dio ?

¿Seremos descarados y le diremos es que esa fue la pareja que tu me diste ?

¿Tu crees que se le escapo algún detalle a Dios o simplemente se equivoco ?

Pues No , Dios no descuido ningún detalle , el sabe exactamente que darle a sus hijos , pues es un padre bueno, es un padre santo, es un padre sabio , que da buenas dádivas a sus hijos.

Romanos nos dice claramente que los que amamos a Dios todos nos ayuda a bien , a los que son llamados. ¿Todo? o ¿solo algunas cosas?

El matrimonio es una lotería en donde las posibilidades de ganarte el premio son 1:1 , es imposible no ganar, y ¿cual es la ganancia? Se preguntara ud.

Que en el matrimonio el Señor trabaja con nuestro carácter a diario, el Señor todos los días incomoda nuestro corazón pecaminoso, necesitamos a diario los frutos de una vida apegada a Dios, cosechar a diario los frutos del Espíritu, por que sino el matrimonio es una carga difícil de llevar y una tarea titanica por cumplir.

Es imposible negarse a diario de por vida de forma natural , quizás lo podamos hacer un par de años , quizás 5 o 7 años pero hasta al mas paciente se le acaba la paciencia, solamente en la presencia del Señor en ese lugar donde son renovadas nuestras fuerzas es que tenemos lo que necesitamos para negarnos a diario para darnos a nuestro cónyuge.

Someternos y amar no es fácil, en muchas ocasiones no es agradable, y muchas otras no es satisfactorio en la inmediatez , pero es la voluntad del Señor para los que estamos casados.

Muchas veces nos frustramos por que en el matrimonio no conseguimos lo que queremos, nos casamos para ser atendidos en nuestras necesidades, pero recuerde que la bendición esta en dar y no en recibir. Hechos 20:35

Cristo se dio por completo y el no recibió nada, solo recibió de nuestra parte traición, engaño, burla, escupitajos, golpes y una horrenda muerte de cruz. ¿No queremos ser como nuestro maestro ? pues debemos amar de forma incondicional a nuestros cónyuge, debemos amarlos como Cristo amo a su iglesia, sin condición y sin esperar nada a cambio.

El Señor en sus momentos dará los frutos de ese amor mutuo, de ese sometimiento mutuo, de esa entrega sin condición. Así que paciencia, que de paso es otro fruto del Espíritu en nuestras vidas.

Mientras no hagamos lo que el Señor nos ha mandado tendremos matrimonios frustrados , desagradables , en donde no seremos saciados, por que estamos bebiendo aguas de nuestras propias cisternas, pero debemos recordar siempre, tal cual Jesús en el pozo de la mujer samaritana , que Jesús esta esperándonos para darnos el agua que sacia eternamente , esa agua que quita hasta la mas profundad sed.

Por lo que debemos recurrir a el a diario para que nos enseñe a amar como el amo para que nos fortalezca para la inmensa tarea de amar abnegada mente sin recibir nada a cambio.

El Señor nos ayude.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *