LOS PELIGROS DE LA PORNOGRAFÍA EMOCIONAL

Sin duda alguna hay una guerra contra la prevalencia de la pornografía visual en muchos rincones de nuestra sociedad— especialmente en la cultura cristiana. Hay un intento de exponer la pornografía por su promoción de expectativas sexuales irreales y explotación de la sexualidad humana. Y ese intento es muy necesario.