LA PORNOGRAFIA ENFERMA

Antes del auge de internet, la pornografía era material exclusivo para los adultos. A veces a las manos de los adolescentes curiosos llegaba una que otra revista o película que atesoraban durante todo un año y que obviamente miraban a escondidas. Ahora millones de usuarios de todas las edades lo consumen a diario con solo hacer un clic desde sus computadores, celulares o tabletas.