La gente tiene diferentes adicciones: metanfetamina, cocaína, tabaco, alcohol, revisar Facebook compulsivamente, navegar por internet todo el tiempo, gula, la televisión, los juegos de azar, etc. y básicamente todas tienen la misma causa subyacente: intentar escapar de la realidad (con o sin chute de dopamina).

Eso incluye la PMO (pornografia, masturbacion y orgasmo). De hecho, la mayoría de las víctimas de la pornografía son jóvenes, incluyendo adolescentes vinculados de hogares cristianos y a un grado alarmante pues el 64% de hombres cristianos y el 15% de mujeres cristianas dicen ver pornografía por lo menos una vez al mes. Así que, no podemos ignorar o no darle importancia a este problema pues esto no es algo que solamente está afectando a la gente del mundo sino también a la gente de la iglesia.

¿Qué hacer? El apóstol Juan nos dice, “no pequéis” en referencia a ese pecado específico que nos está afectando nuestra vida y que si caemos “abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.” (1 Juan 2:1). Dejándonos saber que si fallamos en algún momento pues no somos impecables Jesús nos tiene cubiertos y que no estamos solos en esta lucha. Pablo también nos advierte, “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.” (Gálatas 5:16-23). Este pasaje de la Biblia me recuerda la leyenda de los nativos norteamericanos Cherokee que habla sobre dos lobos opuestos para ilustrar la batalla interna que muchas personas llevan dentro de ellas. Según esta leyenda hay dos lobos que siempre están luchando. Uno representa la maldad, oscuridad y desesperanza, y el otro la benignidad, luz y esperanza. La pregunta es ¿cuál gana? y la respuesta es: Aquel al que tú decides alimentar más.

La leyenda nos recuerda que tendremos que seguir peleando hasta que lleguemos al cielo pero la buena noticia es que Dios y otros cristianos espirituales nos pueden ayudar a que gane el hombre nuevo (espíritu) y no el hombre viejo (carne) (1 Timoteo 6:12). Por tanto, ¿cuál de los dos hombres o lobos piensas que eres? ¿Cuál de ellos vas a permitir que gane? ¿Qué lobo has estado alimentando? ¿Cómo te sientes sobre ello? ¿Con cuál de los dos quieres identificarte? Una vez que descubras las respuestas entonces trata de actuar como tal y no permitas que situaciones externas controlen tu vida. Como dijo el apóstol Pablo, “Todas las cosas me son lícitas, pero no todas son de provecho. Todas las cosas me son lícitas, pero yo no me dejaré dominar por ninguna.” (1 Corintios 6:12).

La lucha contra la pornografia es un buen ejemplo de esta batalla. La palabra “pornografía” no aparece en la Biblia sin embargo viene de la antigua palabra pórne, sustantivo usado para referirse a una “ramera” (1 Corintios 6:15) y es la raíz de porneía, la palabra griega que significa “fornicación” que es usado en 1 Corintios 6, Gálatas 5 y otras partes de las Escrituras. Históricamente hablando, esta obra de la carne no es nada nuevo pues siempre ha existido desde la antigüedad y se define como “la descripción o retrato ya sea de una actividad sexual o de órganos sexuales con fines o recompenses monetarios”. Es una industria multimillonaria que incluye revistas, novelas pornografícas, películas y videos no aptos para menores, bares con mujeres semidesnudas y espectáculos de baile con mujeres y hombres desnudos, llamadas sexuales por teléfono y sexo por computadora (cibersex). Las ganancias obtenidas por dichos productos y actividades se estiman en más de ocho a trece mil millones de dólares por año, y cada día van en aumento.

¿Cuáles son las Desventajas (Problemas) si continuas en este pecado?

1. Pecado. No hay nada malo con el sexo. De hecho, Dios la creó y la misma Biblia empieza con una pareja desnuda en un paraíso terrenal. Sin embargo, la pornografía logra excitación sexual y alivio con la ayuda de alguien o algo fuera del esposo o la esposa. Esa es justamente la actividad que la Biblia prohíbe (1 Tesalonicenses 4:3-7; 2 Corintios 7:1). Las relaciones sexuales “sin personas” que la pornografía ofrece descarta el diseño de Dios para la sexualidad (Génesis 2:24). Dios diseñó el sexo para ser usado dentro de la intimidad de la relación matrimonial con el propósito de tener hijos y una familia (Génesis 1:28), con el propósito de desarrollar una unidad de identificación entre esposo y esposa en tres dimensiones: física, psicológica y espiritual (Génesis 2:24), y con el objetivo de dar y obtener placer o esparcimiento (Proverbios 5:18,19). La pornografía no cumple ninguno de estos propósitos por lo cual la escala de valores que fomenta la pornografía es anticristiana. Es como si nos dijera: Olviden confiar en alguien. Olviden la familia. Olviden la fidelidad. Olviden el verdadero amor. Olviden el matrimonio.

2. Adicción sexual. Aunque esta inmoralidad sexual podrá ser algo placentero mientras más se practica más adictivo se vuelve pues se han realizado estudios científicos que demuestran que las reacciones químicas en el cerebro de las personas que ve continuamete pornografia es la misma que la de un drogadicto. Además, el mismo hecho de que algunas personas admiten haber gastado miles de dólares porque sienten que no pueden parar de consumirlo prueba los efectos negativos que puede causar este tipo de vicio sexual (1 Corintios 6:12).

3. Material Perverso. De nuevo, al igual que las drogas, también está comprobado que este hábito de la pornografia puede insensibilizar y conducir a sus espectadores a desarrollar tolerancia hacia otros extremos más fuertes y aberrantes como la homosexualidad, el bestialismo, la pornografía infantil, el maltrato doméstico, el sadomasoquismo, la mutilación, la violación o incluso homicidios sexuales (1 Pedro 3:7). Por eso necesitan niveles cada vez más altos de estimulación. Hasta muchos de los depredadores sexuales que están tras las rejas admiten que así fue como comenzaron pues llega un momento en que la fantasía no es suficiente y quieren llevar sus incontrolables deseos a la realidad.

4. Disfunción Eréctil. Hace algunos años, varios jóvenes se estaban reuniendo en foros de sexualidad y reportando su pereza sexual. Ninguno de ellos tenían problemas de salud que pudiese explicar esta disfunción. Después de analizar sus hábitos y estilos de vida, se dieron cuenta de que todos habían estado consumiendo pornografía desde una edad muy temprana. Cuando decidieron abandonar este hábito por un tiempo, sus problemas de erección empezaron a mejorar. En la actualidad, este vínculo ha sido corroborado por los científicos y médicos que han comprobado cómo la pornografía sobre estimula el cerebro. De tal manera que cuando estamos con una mujer de carne y hueso, la “estimulación” nunca será suficiente en comparación a la que hemos experimentado con la pornografía, causandonos así disfunción eréctil. Por tanto, según estudios, el constante consumo de pornografia podria empequeñecer no solo tu pene sino también tu cerebro.

5. Recuerdos indeseables (Filipenses 4:8). La exposición a estímulos pornográficos puede resultar en recuerdos vividos de imágenes o experiencias, que pueden aflorar en momentos imprevisibles. Sin olvidar que si eres cristiano el llamado PMO (Pornografia, Masturbación y Orgasmo) deshonra tus pensamientos y tu cuerpo físico el cual es santo porque es templo del Espíritu de Dios (1 Corintios 6:19,20 y 1 Tesalonicenses 5:23).

6. La pornografía te atrapa en un círculo vicioso de vergüenza, soledad, culpa, depresión y frustración (Efesios 5:3-12). Pero con Cristo puedes acabar con dicho círculo y vivir una vida plena de libertad e integridad. Los jóvenes (al igual que muchos adultos) lo hacen en secreto y, en consecuencia, tienen que vivir con el perpetuo temor de ser descubiertos por sus parejas, padres, maestros, compañeros de trabajo, amigos de la iglesia, etc.

¿Cuáles son las Ventajas (Beneficios) si abandonas este pecado?

1. Santidad y recompensa. Todo verdadero cristiano que desobedece no solo ofende a Dios sino que también se siente mal consigo mismo porque ama a Dios y quiere agradarlo (Efesios 4:30). Por tanto, al apartarse de este pecado no solo mejorará su relación espiritual con Dios sino que Dios mismo promote recompensarlo por su sacrificio (Vea Mateo 19:29). Además de que tendrás más espacio en tu disco duro.

2. Libertad. Al vencer estas tentaciones empezarás a notar uno de los frutos del espíritu el cual es la templanza o dominio propio (autocontrol) por lo que te sentirás mejor contigo mismo al darte cuenta que ya no estás atado a las cadenas de esta adicción. Como decía el filósofo griego: “¡Vuelve en ti!; lucha contra ti mismo y gana de nuevo tu pudor, decencia y libertad…Y, en primer lugar, condena tus acciones; pero cuando los hayas condenado, no te desprecies. Porque ambos, recuperación y ruina, vienen de adentro.” (Epicteto, Discursos Ch.9). Solo de esta manera evitarás ser una víctima o esclavo de tu propio cuerpo.

3. Mejor sexo. No tendrás problemas en la cama con tu mujer y disfrutaras mejor del sexo. Según científicos, médicos y muchos miembros de NoFap y Covenant Eyes han testificado que su abstinencia a la pornografia también ha servido como una cura para su impotencia sexual o problemas de erección. Para los solteros recomendamos seguir luchando para conservar ese momento especial para tu futura pareja y así la sorprenderás teniendo sexo sin ningún problema y con más energía pues cada día que esperas, tu cerebro empezará a aliviarse y renovarse poco a poco.

4.  Más dinero en tu bolsillo. Si antes gastabas dinero en llamadas sexuales por teléfono, ciber sexo y otros materiales pornográficos, ahora podrás ahorrarlo para ti y tu familia.

5. Más tiempo para compartir con tu familia, amigos y el Señor. Muchos que se han recuperado de este pecado también han testificado que su vida social ha mejorado en el sentido que ahora pasan menos tiempo en el Internet y más tiempo trabajando, ejercitándose, estudiando o congregandose. Esto los ayuda a sentirse útiles y productivos.

6. En vez de recuerdos indeseables empezarás a pensar en cosas positivas y como cristiano trataras con más respeto tu cuerpo físico el cual es santo porque es templo del Espíritu de Dios (Filipenses 4:8 y 1 Corintios 6:19,20).

7. Empezarás a experimentar cambios positivos tanto físicos como espirituales pues ya no sentirás miedo, depresión, sentimientos de culpa o vergüenza sino alegría, seguridad y confianza en ti mismo (Efesios 5:3-12).

¿Qué hacer para escapar de la prisión de la pornografia?

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” – 1 Corintios 10:13

Podrás haberte convertido a Cristo y destruido todos tus materiales pornográficos, pero eso no significa que no volverás a pecar. Por tanto, debe haber un compromiso y trazar tu propio plan para manejar la tentación. Aca unas buenas estrategias efectivas que podrías seguir:

1. Si eres inconverso entonces lo primero que debes de hacer es reconocer que la pornografía es un pecado, confesarlo y arrepentirte de ello (1 Juan 1:9 y Proverbios 28:13). Solo así Cristo te hará “verdaderamente libre” y tendrás el poder del Espíritu Santo morando en ti para vencer estas inmoralidades sexuales. (2 Timoteo 2:22; 1 Pedro 2:11; 1 Corintios 6:11; Juan 8:31-33 y Miqueas 7:19). Como dice C.S. Lewis, “No existe un pecado que el cristiano no pueda vencer si descansa en Dios para hacerlo.”

2. Huye activamente de la tentación. Lo segundo que debes hacer es identificar y luego evitar los negocios que exhiben materiales inapropiados, música que contiene referencias sexuales, malas amistades y los canales que pasan películas no aptas para menores. Pero, ¿y qué hay del Internet que tengo en mi propia casa o teléfono? Según Mateo 5:28 usted no puede mirar una revista o un website pornográfico sin tener estos pensamientos de lascivia. Sin embargo, Jesucristo nos da la solución para este problema en el siguiente versículo diciendo, “Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.” (Mateo 5:29). Obviamente Jesús no está diciendo que los cristianos tienen que sacarse literalmente los ojos, sino que tengamos cuidado en dónde ponemos nuestra mirada (Salmo 101:3; Proverbios 4:25-26 y Job 31:1). En otras palabras, si sientes que no tienes control para resistir la pornografia cibernética entonces no es tu ojo lo que deberías de quitar sino el Internet. Después de todo, ¿puede una persona vivir sin una mano o sin un ojo? Claro, entonces también puedes vivir sin el Internet.

https://nofapespanol.wordpress.com/2016/09/02/mayores-posibilidades-de-exito-si-cortas-el-uso-de-internet/

Pero si por alguna razón no puedes hacer esto entonces hay otras opciones como la instalación de filtros en cada uno de tus ordenadores y darle la contraseña a tus padres o alguien de confianza. Recomendamos Covenant Eyes, Accountable2You, Integrity Online, K9 Web Protection y otros servicios para protegerte a ti y a tu familia de este pecado. También hay programas antiporno gratis que pueden ayudarte a evitar tales peligros en las redes sociales del Internet. Algunos de estos programas también ofrecen la oportunidad de que tengas un compañero de contabilidad y otro manejador de filtro para ayudarte a superar estas lucha espiritual. ¿Cómo estos servicios de la responsabilidad trabaja? Programas como Covenant Eyes supervisa las actividades en todos los dispositivos que haya sido instalado y después le envía un informe a una persona de su elegir para saber cómo estás utilizando el uso del Internet.

También existen grupos cristianos y seculares populares como NoFap y otras páginas como YBOP (Your Brain On Porn) las cuales han dado lugar a una comunidad que se ayudan mutuamente a mantenerse al margen del PMO. Muchos de sus usuarios han dado testimonio, principalmente en Youtube, de los efectos beneficiosos de dicha abstinencia tales como más enérgicos, sociables, felices, viriles y masculinos que hasta han llegado a ofrecer charlas en TED sobre el tema. Incluyendo el mismo fundador de NoFap quien se describía asimismo como un masturbador crónico y compulsivo antes de someterse a la prueba. ¿En qué consiste estos grupos? El reto de NoFap y YBOP consiste en abstenerse del PMO por 90 días para recuperarte o como una forma de reiniciar el cerebro pues está científicamente comprobado. Aunque también puede ser menos o más dependiendo del nivel de adicción.

Algunos obviamente dirán “¿90 días? ¡Pero si yo ni siquiera puedo estar tres dias sin masturbarme? ¡Eso es demasiado!” Sin embargo, aquí la meta no es cuál puede ser su mayor racha, si 40, 55 o 90 días sin fapear o pelártela delante de un ordenador cada día sino romper con el vicio. También es importante que el cristiano recuerde que no debe poner estos grupos en un pedestal y que aunque tales programas como el NoFap o YourBrainOnPorn pueden ser de mucha ayuda por sí solos no harán milagros en tu vida, ni te darán superpoderes como algunos exageran. NoFap no es una fórmula mágica que va a resolver todos tus problemas. Solo Dios puede hacer que experimentemos un verdadero cambio de vida (Filipenses 4:13 y 2 Corintios 5:17). Después de todo, también existen otros problemas de adicción en el Internet que también pueden convertirse en un demonio más grande que el PMO y las cuales solo Cristo puede ayudar.

3. La soledad y pereza también pueden ser ocasiones de caer pues “La ociosidad no es otra cosa que el hogar del diablo para la tentación y para reflexiones poco provechosas y perturbadoras.” (Richard Baxter). De hecho, muchos de estos ataques surgen cuando estamos solos por lo que varios jóvenes lo hacen a escondidas de sus padres o parejas pues “vergonzoso es aun hablar de las cosas que ellos hacen en secreto.” (Vea Efesios 5:3 y 12). Además, de que aprovechan la situación para luego borrar su historial de navegación para que nadie sepa lo que han visto por las redes sociales. Por tanto, y si es posible, recomendamos tener una sola computadora familiar en la casa y a la vista de todos. Las herramientas de monitoreo y supervisión que ya mencionamos para los dispositivos pueden ser de gran ayuda (Génesis 2:18). Después de todo, según experimentos de psicología social, la gente se comporta mejor si saben que son observados. Como decía Martín Lutero, “Los peores pecados se cometen estando en soledad, en público se tiene más recelo y vergüenza de pecar.”

4. Mantener su mente y cuerpo ocupado en otras cosas. Limite su tiempo de uso en el Internet y desconectate de la computadora para hacer otras cosas más importantes como salir de la casa para socializar con amistades sanas, hacer ejercicios, buscar un trabajo, leer buenos libros cristianos, compartir con la familia, ayudar con las tareas del hogar, la memorización de versículos bíblicos cuando te ataca una tentación y participar de las actividades de la iglesia, etc. Con este proceso podrás encarar y contrarrestar esas necesidades o impulsos pues los pensamientos puros pueden expulsar de tu mente los pensamientos impuros (Romanos 12:1,2 y Filipenses 4:8). Pero siempre recuerda que, aunque tengas una lluvia de ideas, la comunión con Dios y los hermanos debe ser la primera prioridad (1 Juan 1:3-7).

5. Si eres cristiano nunca olvides orar para no caer en tentación y si estas casado ora para que también tengas una mejor relación íntima con tu mujer (Proverbios 5:18-20 y Juan 15:5). La vida cristiana no es fácil. Hay que trabajar duro y por eso necesitamos a Dios (Filipenses 3:31, Hebreos 4:15 y 1 Corintios 10:13). Por tanto, no olvide de orar correctamente (Mateo 26:41; Filipenses 4:6-7), pensar correctamente (Filipenses 4:8) y actual correctamente (Juan 15:7-11).

6. Educación. Investiga más sobre los efectos negativos que causa la PMO (pornografia, masturbación y orgasmo) y eso te dará más razones para apartarte de tales pecados. La Biblia dice “Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo conocimiento” (Isaías 5:13). Tanto los padres como los hijos deben investigar y orientarse sobre los efectos negativos que puede causar el pecado de la pornografía. Infórmate.

7. Recuerda que no somos impecables por tanto si caemos debemos volver a levantarnos y seguir adelante. No te rindas. La vida cristiana es como un maratón donde tienes que seguir corriendo como atleta sin parar y sin disminuir la velocidad. Solo descansaremos cuando llegamos al Cielo. David y Salomón también cayeron en inmoralidades sexuales pero no se dieron por vencidos. Se arrepintieron y siguieron adelante. Haz tú lo mismo para que al final Dios te pueda decir, “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” (Mateo 25:23; Proverbios 24:16 y Filipenses 3:15-16).

Recuerde la leyenda de los nativos norteamericanos Cherokee. En cualquier momento dado nosotros tenemos la oportunidad de decidir cuál lobo va a ganar la batalla. Por tanto, no importa quien fuiste ayer, porque lo que realmente importa de ahora en más es quien decides ser en este momento. Tus decisiones pasadas no te definen, porque eres tú el que se define a sí mismo con las acciones de tu presente, eres tu el que tiene el poder de decidir ahora quién eres realmente.

Objeciones

1. A pesar de todo esto hay muchos defensores de la pornografía, en su mayoría gente antirreligiosa, que en nombre de la libre expresión insisten en que esta es una diversión inofensiva, una actividad “sin víctimas” que no afecta a nadie. Tales personas hasta acusan a grupos como NoFap y YourBrainOnPorn de ser un hoax o fraude. Afirman que son gente religiosa promoviendo viejos mitos y pseudociencia moderna con su cruzada antipornografica para asustar a los jóvenes con falsos testimonios que no pueden ser explicados científicamente.

Sin embargo, esto es falso, en primera el que no quieran creer en los miles de testimonios de la mejoría que han experimentado gente creyente y no creyente no lo convierte en mentira. Segundo, la comunidad de NoFap ni siquiera es religiosa sino secular y el mismo fundador de YBOP no es creyente sino un fisiólogo liberal que ha presentado evidencias científicas de que la pornografía sí afecta de muchas y perjudiciales maneras a los que participan de ella. Tales efectos negativos también han sido confirmadas por médicos y científicos.

2. Lamentablemente no solo vemos muchos cristianos adictos a la pornografía cibernética sino varios pastores y líderes espirituales que tampoco saben aconsejar cuando uno de sus miembros los confiesa y pide ayuda. Muchos creen que la solución al problema de la pornografía es casarse y listo. Problema resuelto dicen.

Estos ignoran que muchas parejas cristianas están casadas y aun así tienen este este depresivo estilo de vida por lo que dicha adicción no se irá casándose pues ninguna mujer real puede competir con la pornografia. Lo que se requiere más bien es tener fuerza de voluntad, iniciativa y la ayuda del Señor. Además, la mayoría de las personas que tienen este problema son jóvenes adolescentes. ¿Qué les vamos a decir? ¡Que se casen cuando todavía no están preparados para un matrimonio! Principalmente cuando tales jóvenes no trabajan y se mantienen todo el tiempo frente a una pantalla jugando videojuegos y viendo cosas inapropiadas por Internet. Al contrario, por el bien de sus futuras parejas dichos jóvenes necesitan salir primero de su adicción antes de pensar en un matrimonio o terminaran en divorcios cuando sus mujeres se den cuenta de sus infidelidades por Internet. En otras palabras, casarte teniendo este tipo de problemas solo complicará más las cosas.

Mejor vence tu pecado primero y espera en el Señor. Así cuando te cases te irá mejor y se reducirán las tentaciones. Recordando también que si aún no consigues esposa y sigues soltero no necesitas de una mujer para vencer las tentaciones o para estar completo porque la Biblia dice que es en Cristo que estamos completos y que “no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.” (Colosenses 2;10; Mateo 26:41; Filipenses 3:31, Hebreos 4:15 y 1 Corintios 10:13).

En conclusión, dejar el porno será lo más duro y lo MEJOR que puedes hacer en toda tu vida. No solo porque involucrarse en la pornografía es un pecado del tipo más prejudicial y malsano pues promueve lo que la Biblia prohíbe y descarta lo que la Biblia ordena. (2 Timoteo 2:22) sino porque normalmente las cosas más difíciles son con las que obtienes el mayor resultado. Así que, si tienes este problema y te propones acabarlo con la ayuda de Dios entonces tienes motivo suficiente para sentirte orgulloso de ti mismo pues has clamado al cielo y Dios te ha bendecido con una fuerza de voluntad como nunca para conseguirlo. Una vez logres vencer el pecado asegúrate de mantenerte firme y de recordar que ahora no hay razón para quejarte por algún nuevo problema que tengas que enfrentar pues has podido superar lo más adictivo que existe en la tierra. Esto en sí mismo es el summum de la virilidad, saludos.


Tomado de http://www.cristianismoparaateos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *