Los únicos recuerdos que tengo de pequeña, son de abusos, mentiras y algunas cosas más.


Crecí en cuba, con las necesidades que todo compatriota tiene en ese país, viví con mis 2 hermanos y mis padres hasta que tuve 9 años, a partir de esa fecha mis padres se separaron definitivamente porque mi madre se enteró de la última traición de mi padre la cual puso punto final a su matrimonio, a partir de ese momento todo empeoro en nuestras vidas, nada sería como antes, viviríamos con el dolor y el desencanto de la separacion de las personas que nos daban algo de estabilidad.

Mi madre trató de buscarse al primer hombre que apareciera, para evitar que mi padre volviera a molestarla y lo peor que no eligio bien y cómo resultado ese hombre que consiguio, trató de abusar a mi hermana mayor y mi madre lo dejó, vendió la casa donde vivíamos y mi padre la quizo recuperar, pero en vez de recuperla, lo que hizo fue que la perdiéramos.

Mi madre iba a devolver el dinero para que le devolvieran la casa ya que en cuba era ilegal vender las casas, mi padre se entero y puso la casa en un litigio y cómo era ilegal vender casas, sucedió que perdimos por completo la casa y nos fuimos para casa de una hermana de mi madre.

Al tiempo mi tía, vendió su casa también y compró una más pequeña, por su puesto que en esa casa más pequeña nosotros no teníamos cabida y nos quedamos en la calle, en ese período mi madre conoció a un hombre que era alcohólico aunque ella no lo sabía, pero con el tiempo este hombre empezo a maltratarla psicologicamente y fisicamente cuando se emborracha, definitivamente fue otra mala desición.

Un tiempo difícil para mi y mis hemanos

Mi padre queriendo solucionar el problema nos internó en una escuela que era para niños con problemas de conducta social, que no era nuestro caso, pero aún así hizo sus gestiones y nos interno, fueron 2 años muy duros de nuestras vidas, estábamos separados de nuestros padres solo con 9,10 y 13 años de edad.

Solo veíamos a nuestro padre el fin de semana desde viernes en la tarde y el domingo en la tarde debiamos volver al internado.

Cuando mi padre nos llevaba con él, no era a su casa, era lacasa de su esposa y para evitar molestarla a ella y a su hija nos sentaba en el patio todo el día, los 2 días que estábamos con él, la pasabamos en el patio, gracias a Dios en cuba no hace frio como en europa o sur america.

Salimos del internado

Cuando nuestra madre decidió sacarnos del internado fuimos a vivir con ella y su esposo, no fue facil la situación, fue terrible ver como el la maltrataba, yo lo denuncie una vez porque le partió la cabeza a mi madre delante nuestro y a la niña que ellos habían tenido, mi hermanita más pequeña, pero como ocurre en los casos donde la mujer es maltratada, mi madre lo defendió y siguió con él, y claro las cosas para mi empeorarían por ser la denunciante, así que le pedí a mi padre irme a vivir yo sola a su casa, pero su hermano de crianza que era quien vivía ahí no quizo y me fui a vivir con la con mi tía, la hermana de mi madre, con la que ya habíamos vivido tiempo atras.

Gracias a Dios ella me aceptó en su casa, tuve un poco mas de libertad y empecé a salir con mis primas a las fiestas y conocí pór primera vez el ambiente, porque nunca antes yo había salido, nuestros padres no nos dejaban.

El peor momento de mi vida

Tenia doce años y estaba en una de esas tantas fiestas, y en ella fue donde pase el peor momento de toda de mi vida, en ese lugar conocí al hombre que dejaría marcada mi vida de la peor forma, el hombre que abuso de mi, al hombre que me violo, era un hombre carcano a la familia, era el marido de la amiga de una de mis primas con las cuales yo salía.

Aun recuerdo el fatidico día que lo conocí , y para mi pesar y desgracia, fue ese mismo día que me quito mi dignidad, mi seguridad, se llevo parte de mi inocencia, mi niñez, ese dia ese hombre me ultrajo, fue la la experiencia mas aterradora y avergonzante que he vivido en mi vida.

De vuelta a mi padre

Después de eso me fui a vivir a casa de mi padre, viví con el hermano de crianzas de mi padre, una persona mayor, algo tosco y poco amoroso, él no me ayudaba en nada y mi padre no estaba al tanto si comía o no, a mi madre su marido no le permitía darme comida, pase mucha necesidad afectivas y fisicas, pase mucha hambre, entonces tomé la decisión de hablarle a mi vecina de enfrente.

Pensé que todo mejoraría

Ella me propuso ayudarla en las cosas de la casa y me daría de comer y me ayudaría con las cosas de la escuela, así sucedió por algún tiempo, hasta que mi hermana mayor se separó del hombre con ella estaba y no hayo otra cosa mejor que venirse a vivir conmigo.

Desde ese día volvieron los maltratos a mi vida, ella se prostituia para darnos algo de comer, entonces se creía con él derecho de maltratarnos, hasta que en algún momento me dijo que tendría que ir con ella a prostituirme para que yo supiera de donde salían las cosas, y eso hice por un corto tiempo, fue algo realmente corto porque me sentía muy mal haciéndolo.

Empezando la vida marital

Al siguiente año volví a casa de mi mama, vivi con ella hasta los 14 años. conocí a un hombre y me fui a vivir con él, lo hice como un medio de escape a mi triste y dolorosa realidad. Con el tiempo yo termine separandome de él, no fue facil, el no se lo tomo de la mejor manera y me quizo matar, pero Dios me libró una vez más, en mis 14 años de vida el me libro del abuso, del maltrato, de la prostitución y de la muerte.

Teniendo cercanía con un hombre de iglesia

Al tiempo después de estyar sola siendo una niña de 15 años, conocí a un hombre que se decía cristiano y que incluso iba a la iglesia, el al tiempo me propuso matrimonio, yo sin pensarlo lo hice, pensando en que todo se solucionaría, con él empecé a conocer algo de Dios, pero este hombre no era quien decía ser, tenía una situación familiar terrible, maltrataba a sus padres, no se ocupaba correctamente de sus hijos, por lo tanto salí huyendo de su lado, me separé.

Viviendo a mi manera

Empecé a vivir una vida bien desordenada, decidi hacer y vivir como quise, por lo tanto esas malas desiciones no fueron las mejores, sufrí mucho hasta que Dios por su misericordia, aun sin conocerlo me proveyo a mi esposo, quien sigue siendo el mismo en la actualidad.

Al principio fue todo muy bien, disfrutamos mucho, vivimos el matrimonio a plenitud, pero después que salí embarazada al poco tiempo de estar juntos, todo cambio, fue como si el ambarazo daño lo bonito que habíamos vivído, desde ese momento empezaron los problemas.

Lo primero que sucedio fue que el me traiciono, eso fue doloroso, y seguido a sus traiciones vinieron los maltratos, algo que me hacía recordar todo lo vivido tiempo atras. Nacio mi hija, paso el tiempo, y cuando ella ya tenia 9 años aproximadamente, ya yo no quería seguir con él por todas las cosas que sucedieron en 10 años de estar juntos.

Los planes de Dios son mas altos que los nuestros

Dios tenía otro plan y por su gracia nos atrajo hacia Él, sin darnos cuenta nos llamo a su redil, primero a mi y luego a mi espos. El Señor utilizo a una hermana que hoy está en su presencia, su nombre era Daysi, hoy entiendo que Dios me ha amado desde la eternidad, antes de la fundacion del mundo, yo y mi esposo ya estabamos en sus planes de salvación.

La hermana Daysi nunca desistió de predicarnos, y entonces yo comence a visitar la iglesia aunque tenía errada la motivación para ir, igual empece a asistir por segunda vez a una iglesia en mi vida.

Empecé a conocer sin querer a Dios, de una forma en que nunca le habia conocido, luego mi esposo al ver mi cambio se empezó a extrañar, entre bromas y serio decía me han cambiado a mi esposa, pero aun así, él no quería saber nada de Dios, tenía su corazón duro e incredulo.

Viviendo de rodillas

Yo quería que el conociera a Dios, pero sinceramente eso no dependía de mi, solo de la voluntad de Dios, por loque yo solamente oraba por él y pedía el apoyo de los hermanos en la iglesia para esto, esta era una pequeña iglesia pentecostal, y en esa iglesia fue donde Dios tuvo piedad y misericordia de nosotros.

Usando a los hijos para su propia gloria

Un día en el cumpleaños numero 10 de nuestra hija, ella quizo pasarlo con los hermanos de la iglesia y mi esposo, claro esta no le gusto la idea, no estuvo muy de acuerdo, pero accedió a ir por el amor que le profesaba a su hija.

Ese dia fue especial, fue el dia que Dios escogio para transformar el corazón de mi esposo, ese dia puede entender la verdadera naturaleza del hombre, mostrandole como es el hombre en realidad y no como él se creía que era.

El se creía el hombre perfecto, no era así, nuestro Dios en su gracia y misericordia le mostró su realidad, para que él se viera tal cual era, y procediera al arrepentimiento y volviera a los pies de su Creador, al Señor del Universo.

La amargura y la falta de perdon seguian en mi corazon

Sin embargo yo seguía con odio hacia el hombre que me hizo todo aquello, y se lo confesé a la esposa de mi pastor, ella me conto su testimonio, no fue fácil, le toco muy duro, entonces yo dije, si ella pudo perdonar al que abuso de ella, entonces como yo no voy a perdonar a aquel hombre que me habia violado, la vivencia de aquella hermana me ayudó a perdonar a ese hombre que era mi esposo, desde ese momento pude sacar toda mi raíz de amargura con respecto a la traición, en engaño y el maltrato que había sufrido al lado de él.

El dolor de perder hijos no nacidos

Por toda la situacion que viví en el pasado, yo había pasado por 3 abortos provocados por el estres, la angustia y la profunda tristeza en la que vivía, eso no me exonera de culpa, pero fue el móvil para yo tomar la mala decisión de abortar, sabiendo yo que no debería hacerlo,aunque aún no conocía a nuestro Señor de verdad.

Yo decía que yo creía en Él a mi manera, esto fue antes de que Dios me permitiera volver a Él. Luego salí embarazada otra vez en el 2006 donde mi esposo y yo queríamos tener ese hijo, pero fue un embarazo ectopico, por lo que no fue viable.

El dolor mas reciente

Después de tanto intentar quedar embarazada por años intentandolo, Dios puso 2 criaturas más dentro de mí y no las pudimos tener, esto me ha hecho descansar y confiar aún más en su soberanía, porque todo lo que pasa en nuestras vidas opera para bien.

En eso he podido descansar y confiar, porque para mí, yo no me podía perdonar por lo que hice en el pasado, tome la vida de mis propios hijos, pero Dios me enseñó que Él ya me había perdonado mis pecados, el fue a la cruz , para perdonar mis pecados, el fue golpeado, avergonzado para que yo hoy pudiera caminar con la frente en alto , y disfrutar de la verdadera libertad. Se que estos pecados traen consecuencias y las asumo por supuesto, pero mi descando es que todo nos ayuda a crecer y a conocerle más a Él, Romanos 8:28 dice 28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Y este es el propósito de Dios, acercarnos cada día más a Él y conformarnos a la imagen de su hijo amado, nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A Él sea toda la gloria.

Josué 1:9

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *