Por Ailin Badel

Los recuerdos que tengo de mi infancia pueden contarse con los dedos de las manos. Sin embargo, quisiera contar uno en particular, pero haciendo la advertencia de que es desagradable.

La Muerte de la pequeña Esperanza en Argentina me ha motivado a escribir sobre esto.

Veo con preocupación y tristeza como el lobby abortista quiere usar a las mujeres que hemos sido abusadas como excusa para que se apruebe el aborto.

Recuerdo que era de noche, sé esto porque todo en mi casa estaba oscuro. Mi mamá se encontraba dando a luz en el hospital y mi papá como es natural estaba acompañándola, también como era de esperarse mis padres me habían dejado bajo el cuidado de un familiar que en este caso era primo unos 13 años mayor que yo (no había nadie más disponible para hacerlo).

Lo que mis padres y nadie más podría esperar es que el mayor de los nietos de la familia e hijo de personas correctas y responsables aprovecharía esa y muchas otras oportunidades para abusar de mí. En esa ocasión, como en muchas otras me obligaría a realizar cosas viles como practicarle sexo oral con el pretexto de que me mataría o se lo contaría a mis padres.

Sé que suena absurdo y de hecho lo es, pero yo era una niña y creía que era la culpable de todo lo que estaba pasando en esos momentos. Solo cuando fui mayor me di cuenta de que era una víctima de un manipulador y como tal no podía controlar lo que había pasado.

¿Afectó este asunto mi personalidad?

Claro que sí, hizo de mí una persona temerosa e insegura. Una persona “tolerante” que buscaba aprobación en otros para no sentirse culpable y que tenía miedo a expresar sus pensamientos.

Mi familia en ese aspecto era muy diferente a mí, ellos siempre han sido extrovertidos y seguros. Mis hermanas, siempre han sabido defenderse ante personas intimidantes ¡Por mucho tiempo me cuestione por no ser como ellos!

¿Cuándo cesaron los abusos?

No lo recuerdo. No hubo consecuencias físicas de esos actos, pero el dolor emocional fue demasiado grande como para irse con la misma rapidez con la que se fue mi inocencia en aquellos años.

Solo la gracia de Dios trajo refrigerio a mi alma, solo por la gracia de Dios estoy contando todo esto sin temor y sin amargura.

Sé que es un asunto muy personal para contarse en este medio y entiendo también que pueden tildarme de imprudente por hacerlo. Pero lo escribo porque dado los recientes acontecimientos encuentro necesario decir ¡Fui abusada sexualmente, pero defiendo la vida!

El asesinato de un ser humano por nacer jamás será justificado por un acto tan horrendo (y que viví en carne propia) como el abuso sexual. El aborto no aliviará el dolor emocional que presenta la víctima. Todo lo contrario, la hará sentir peor.

Si alguna hermana lidia con el dolor de haber pasado por una situación parecida a la que yo viví solo puedo decirle esto: ¡Dios te ofrece Gracia para superar no solo el abuso, sino cualquier otra circunstancia dolorosa! ¡Él quiere que mires tu dolor y miseria como aguas que ya pasaron! No podemos pretender que nada malo sucedió. ¡La realidad no puede cambiarse por nuestros gustos y deseos!

Si solo reprimes lo sucedido tarde o temprano ese sentimiento doloroso surgirá y entonces explotaras, créeme se de lo que hablo cuando lo digo. ¡Lleva tus cargas a Cristo para ser libre! te regalo estos pasajes bíblicos para que medites en ellos:

28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.29 Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; 30 porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga

Mateo 11:28-30 (RVR1960)

37 El último día del festival, el más importante, Jesús se puso de pie y gritó a la multitud: «¡Todo el que tenga sed puede venir a mí! 38 ¡Todo el que crea en mí puede venir y beber! Pues las Escrituras declaran: “De su corazón, brotarán ríos de agua viva”»[a]. 39

Juan 7:37-39 Nueva Traducción Viviente (NTV)

(Con la expresión «agua viva», se refería al Espíritu, el cual se le daría a todo el que creyera en él; pero el Espíritu aún no había sido dado,[b] porque Jesús todavía no había entrado en su gloria).¡Cristo ya fue glorificado!

Y esto fue así porque Él es el único sin pecado, por tal razón la muerte no podía retenerlo y resucitó. Pide que el Espíritu Santo que Él prometió a los suyos te de la Paz que necesitas. Pide que puedas hacer algo constructivo con lo que ya pasó como confortar y animar a otras personas.

¡Bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *